cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




9 de junio de 2017

La respuesta del río

                                                                                                                                      
La respuesta del río es desnudarse,                                                                                 
atravesar tus labios con el agua,                                                                                       
describir en tu ombligo el curso                                                                                       
de la sed recorriendo los deseos                                                                                      
en la arritmia de su desorden.

Mirarte cómo bebes
del líquido manso en la orilla,

mirarte cómo tiemblas,

sentir fluvial incluso el alma.







3 comentarios:

Indigo Horizonte dijo...

Cuando el río fluye así, se sorbe la belleza del agua.

Taty Cascada dijo...

Tiembla quien sabe beber del buen manantial...Hermoso mi querida poeta. Hermoso.

Abrazos todos.

Carmela dijo...

Y yo tiemblo al leerte. Precioso.
Mi cariño.