cabecera
















¿Acaso en verdad se vive en la tierra?

No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.
Aunque sea jade, se rompe.
Aunque sea oro, se hiende,
y el plumaje de quetzal se quiebra.
No para siempre en la tierra,
solamente un poco aquí.

Netzahualcóyotl de Texcoco




28 de mayo de 2017

El poema es una flor

                                                                                                                
El poema es una flor que nadie entiende                                                                                      
y a pesar de ello se deshoja                                                                                              
como si los pétalos pudieran hablar                                                                                   
de su fragancia o de la tierra                                                                                                       
que la alimentó cuando la noche
se hizo estiércol y así mezclada
con el humus y la lombriz
pudo encontrar el camino a las raíces,
nutrir su cuerpo todavía frágil
sin apenas savia ni motivo
para alzarse en busca de la lluvia
o del cielo del que hablaban todas las lenguas
en todas las lenguas que hablaban.

El poema es la flor de un árbol que no da sombra,
es la sombra de ese mismo árbol
y hoy es fuego dentro del fuego:
es el fuego de mil días
que arden como ramas secas
o palabras de nombres subterráneos.

El poema es una flor aparte
y se aparta del ruido que hace la rosa,
la flor del trébol o el musgo joven.

El poema es aquel esqueje
que aun siendo injerto
siempre es vegetación salvaje.










No hay comentarios: